“Lo más importante es clarificarle a la gente que nosotros no somos patoteros, no somos golpistas, y así nos han tratado; han instalado esa mirada en la sociedad” comentó la candidata a intendente por el Frente para la Victoria, Virginia Aloé, en una rueda de prensa, aclarando que “y si existe alguna situación irregular, debe ser denunciada. Si el concejo deliberante no puede resolver esta situación, estamos lejos de poder gobernar, de mantener la calma en la ciudad”.
“ERA EL MOMENTO DE HABLAR”
“Todo el mundo ha hablado y sacado solicitadas y me pareció que era el momento de hacer algunas aclaraciones, por mi familia, por los compañeros y militantes. En mi opinión lo que sucede en Rojas es un sinceramiento de algo que por mucho tiempo ha sucedido y estaba un poquito tapado: empezamos a ver quién es quién y cuáles son sus objetivos personales, quién tiene vocación de servicio y quién antepone lo que es importante para la comunidad, por sobre la desesperación por acceder a un cargo político” puntualizó Virginia.
Sobre la renuncia de Eduardo Quiri dijo que “no conozco antecedentes que se haya requerido la ratificación de una renuncia, con suma inconciencia con respecto a lo que, ante una situación institucional grave, significa no adoptar la decisión correspondiente cuando alquien quiere retirarse de un cargo y no continuar en él”.
En torno a las supuestas presiones ejercidas sobre Quiri para que este renuncie, comentó que “fue montado un circo. Es un acto de irresponsabilidad no haberle aceptado la renuncia desde un primer momento”.
LAS AGRESIONES
“Hemos sido agredidos, no ha quedado casi ningún cartel mío en la calle, hasta el cartel de Scioli en la ruta. Por eso me sorprende la acusación de ‘patoteros’. ¿Tienen la autoridad moral para decir que la gente del Frente para la Victoria tiene actitudes patoteriles?” dijo Viginia Aloé, quien salió en defensa de Carina, Freitas, argumentando que “la han agraviado, dicen que la quieren investigar y nadie hizo una denuncia, porque aquí todo se dice para la prensa pero en los hechos no se hace nada”, y agregó que “no se puede taparle la boca a los concejales, no se puede arrastrar un problema institucional por capricho”.
En el final Virginia Aloé remarcó que “el municipio no es un kiosco, es algo serio. No es algo que atiende un rato mi mamá si no estoy. Así el vecinalismo, la UCR y el bloque unipersonal del Peronismo Federal le han dicho a Carina que no puede asumir, imponiéndole temor a alguien que no lo merece”.