Entre otros puntos, la normativa vigente contempla los siguientes puntos:
-Son considerados dueños, guardadores o poseedores de los animales, aquellas personas mayores de edad que den asilo temporalmente a un animal, a todos los efectos de la presente ordenanza.
-Los dueños, guardadores, o poseedores de animales están obligados a prestarle al animal seguridad, alojamiento, alimentación, higiene y asistencia medica veterinaria.
-Los dueños, poseedores o guardadores, podrán registrar voluntariamente a los animales en el Departamento de Seguridad, Higiene y Bromatología, el cual extenderá la certificación donde consta el número de registro, características del animal, datos del dueño, guardador o poseedor y todo otro dato que la dependencia municipal considere pertinente.
-Dispóngase la prohibición a los dueños, guardadores o poseedores de animales, de dejarlos sueltos en la vía publica (…) La violación a esta norma será reprimida con multa del 30 por ciento de un sueldo básico municipal, que se irá duplicando. A partir de la segunda reincidencia, la autoridad de aplicación podrá considerar que existe abandono del animal, y proceder a su albergue en el predio efectuado por el Municipio.
-Constituye obligación del propietario, guardador o poseedor del animal, proceder a la aplicación de vacunaciones consideradas por las autoridades de aplicación de esta legislación como imprescindible para la salud pública y general.
-Establécele que los propietarios, guardadores o poseedores de animales de compañía que no les aseguren la prestación alimentaria y la pertinente atención veterinaria, serán pasibles, en la primera oportunidad, de una multa, primero del 30 por ciento de un sueldo básico municipal, que se irá duplicando en los casos de reincidencia.
-El Juzgado Municipal de Faltas podrá disponer, como pena accesoria, el retiro del animal y su alojamiento en el predio afectado por el Municipio.