El Concejo Deliberante votó en la sesión contra la pretensión de la Unión Cívica Radical de tratar sobre tablas el traslado de la sede deliberativa nuevamente al edificio central de la Municipalidad, por lo que el proyecto no se llevará a la práctica en lo que queda del año, por lo menos.
La bancada de concejales radicales difundió un comunicado en el que recuerda los fundamentos de la iniciativa: «cumplir con lo que había anticipado y prometido a la sociedad cuando se sucedió la crisis institucional que derivo en la renuncia del ex Intendente Eduardo Quiri».
En ese sentido, señala el texto que «cuando se sacó al Concejo de la Municipalidad, el radicalismo se opuso y planteó ante la sociedad que las verdaderas razones de esta decisión por parte del entonces Intendente Norberto Aloe era la de no permitir a los ediles realizar su función de contralor de la gestión municipal».
El bloque del Frente para la Victoria, por su parte, consideró adecuado que esta posibilidad fuera considerada después del 10 de diciembre, con la nueva composición del cuerpo, mientras las bancadas del Peronismo Federal y de la agrupación 26 de Octubre se manifestaron en parecidos términos.
La moción radical fue puesta a consideración y únicamente logró el apoyo del bloque de origen, por lo que resultó rechazada y el proyecto fue derivado a comisión.