No solo el dengue preocupa por estas horas a las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires: en las próximos días se conocerán los resultados de 45 casos sospechosos de chikungunya, un virus transmitido también por el mosquito Aedes aegypti, de los cuales dos corresponden a distritos del interior provincial y el resto al Conurbano.
De los 45 casos, 17 se localizan en La Matanza mientras que, en menor cantidad, también hay registros en Almirante Brown, Esteban Echeverría, Quilmes, Lanús y otros distritos de GBA. En el interior, hay dos casos sospechosos: uno en San Pedro y otro en Azul.
“Son casos con sintomatología similar a la del dengue, con fiebre, dolor de articulaciones y dolor detrás de los ojos, pero los resultados de laboratorio dieron negativo a dengue. Se intenta determinar si se trata de casos de chikungunya” dijeron los voceros a esta agencia.
De confirmarse estos casos, serían los primeros de la enfermedad registrados en territorio provincial. Y luego restaría determinar si los casos son “no autóctonos” (contagiados en viajes a otras provincias o países limítrofes) o “autóctonos” (contraídos en tierras bonaerenses). Esto último agravaría el cuadro de situación ya que daría cuenta de que el virus está circulando en la provincia.