El aumento de los casos en diversos países de Latinoamérica obligó a las autoridades sanitarias a pedir que no se demore la vacunación contra el virus H1N1. Aconsejan aplicarse la vacuna en los meses de abril y mayo.
En México, donde se originó la cepa pandémica del virus de la gripe hace tres años, ya fallecieron 229 personas (el 84% no estaba vacunado) y se registraron 6.567 casos en lo que va de 2012. Y también hubo un fuerte incremento del número de contagiados en Bolivia, El Salvador y Guatemala.
Frente a este preocupante escenario, especialistas y autoridades sanitarias del país llamaron a no demorar la vacunación contra la influenza porcina.
“En realidad, éste es el tercer año en que circula el virus A H1N1, que ya pasó a ser estacional. Aunque igual es importante que las personas que están incluidas en los grupos de riesgo vayan a hospitales públicos y vacunatorios, para inmunizarse antes de que empiece el invierno. Porque una vez aplicada la vacuna el proceso de desarrollo de los anticuerpos tarda entre 15 y 20 días”, aseguró la responsable del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud, Carla Vizzotti. Para concretar su intención, el Estado  compró este año siete millones de dosis de la vacuna antigripal trivalente, que cubre contra las cepas de los virus de influenza A (H1N1), A (H3N2) y B, todas variantes del virus que serán las de mayor circulación en el continente americano durante este año, segúnla Organización Mundialdela Salud(OMS). En lo que va de este año, en Argentina ya se registraron 70.494 casos de enfermedad tipo influenza y se notificaron 4.952 casos de infección respiratoria aguda, aunque sólo se confirmaron entre el 3 y 7% de los casos estudiados.
Los virus que más se hallaron fueron el para-influenza, el adenovirus y el sincicial respiratorio, mientras que el virus A (H1N1) sólo abarcó al 3,3% de las muestras positivas. Pero el contexto en varias naciones vecinas o cercanas hace temer un cambio en la tendencia.