El subsecretario de Energía bonaerense, Gastón Ghioni, cargó contra el Gobierno nacional por los incrementos.

“Esta quita tiene un sistema regresivo que apunta la quita de subsidios a los de menores y medianos ingresos”, señaló.

La reducción de subsidios que el Gobierno nacional anunció la semana pasada sobre las tarifas de los servicios tendrá un impacto variado en las boletas, pero en el caso del gas será por encima del 300% y hasta de un 604%.

Según informó el subsecretario de Energía bonaerense, Gastón Ghioni, a partir del próximo mes en provincia de Buenos Aires las facturas de la luz llegarán con un incremento del 14% para los clientes tipo N1, los de mayores ingresos, del 69% para los N3, que son los de ingresos medios, y del 80% para los N2, que son quienes tienen menores recursos.

La segmentación se hace en base a los ingresos que tienen los usuarios medidos en «Canasta Básicas», cuya última medición del INDEC la ubicó en $828.158,19. La categoría N3 son hasta una Canasta Básica, la N2 entre 1 y hasta 3,5 Canasta Básicas y la N1, más de 3,5 Canasta Básicas.

En el área de jurisdicción de la provincia de Buenos Aires existen 204 distribuidoras, 4 provinciales (EDEA, EDEN, EDEN y EDELAP) y 200 municipales (cooperativas o de gestión mixta), por lo que desde Provincia anticiparon que se hará una campaña para que «los usuarios de Tarifa Social vuelvan a inscribirse en el RASE para mantener el beneficio del subsidio nacional», para lo cual tendrán un plazo de hasta 60 días, ya que de no hacerlo el incremento será aún mayor.

«Esta quita tiene un sistema regresivo que apunta la quita de subsidios a los de menores y medianos ingresos», señaló Ghioni.

En el caso de las boletas de gas el incremento será sustancialmente mayor, con un piso del 299% y llegando al 604% para las personas de menores ingresos. Como referencia, un usuario residencial categoría R31, del segmento N1, que en marzo pagó con impuestos una boleta de $11.285 en junio abonaría $46.499, lo que representa una variación del 299%

“A grandes rasgos, está compuesta por la energía, el transporte y la distribución. La particularidad de este último aumento es que impactará a los N2 hasta un 800%. Y aquellos que consuman por encima de los 350 kilowatt mes pasarán a pagar tarifa plena y allí el impacto será del 1800%. En los sectores de ingresos medios también hay un número llamativo del 575%”, puntualizó Ghioni.

Un usuario de la misma categoría, pero del segmento N2, tendría que pagar en junio $39.661 cuando en marzo la boleta fue de $4.896. Esto implica un incremento del 604%. En tanto que el mismo usuario, pero enmarcado en el segmento N3 la boleta que en marzo fue de $8.736 en junio saltaría a $40.615, lo que significa una suba de 367%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *