El cáncer de mama sigue siendo el tumor que más muertes provoca en el país: según datos del Instituto Nacional del Cáncer mueren por esta causa 5.400 mujeres al año y, de ese total, unas 1.922, casi el 36 por ciento, corresponde a la provincia de Buenos Aires.
Según informaron los expertos del ministerio de Salud bonaerense, es clave que las mujeres se hagan la mamografía una vez al año a partir de los 40, lo que permite una detección del cáncer in situ, es decir cuando todavía hay posibilidades de tratarlo con buen pronóstico y altas chances de sobrevida.
La Organización Mundial de la Salud informó que cada 30 segundos se diagnostica un nuevo caso de cáncer de mama. En el caso particular de Argentina, se calcula que son detectados unos 8.000 casos nuevos por año.
Con motivo del Día de Lucha contra este cáncer -que se celebra todos los 19 de octubre-, el ministerio de Salud insiste en  no postergar los controles ginecológicos anuales, porque la detección del tumor en sus inicios ofrece mayores posibilidades de tratamientos y curación.
“En el último año hemos incorporado a los hospitales públicos provinciales 20 mamógrafos, de modo que en total son 95 los mamógrafos que funcionan en establecimientos públicos donde las usuarias pueden realizarse el estudio en forma totalmente gratuita”, enfatizó hoy el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.