La Región Sanitaria IV lleva adelante desde hace un tiempo un programa de Seguridad Vial coordinado por la doctora Clide Coscia y que se propone, a partir de las estadísticas, generar un espacio de reflexión entre los jóvenes respecto del impacto que los accidentes de tránsito tienen por su costo en vidas y lesiones graves.
En este contexto, ayer a la mañana se desarrolló un encuentro con estudiantes del Colegio Normal, oportunidad en la que se brindó una charla bajo la modalidad de taller sobre “Manejo reflexivo”.
En diálogo con LA OPINION, la doctora Clide Coscia, señaló: Decidimos trabajar con medidas preventivas, analizar las estadísticas que tenemos en la Región Sanitaria IV y en la provincia de Buenos Aires y ver que la frecuencia de accidentes de tránsito es muy alta, y la primera causa de muerte entre personas de 4 y 34 años.
“También los accidentes son la primera causa de lesiones graves en la adolescencia”, agregó y planteó que en virtud de estos indicadores es que “decidimos empezar a trabajar con acciones preventivas que este año consisten  en brindar charlas en los colegios secundarios, con estudiantes de los últimos años que son los que comienzan a manejar”.
Las charlas, con una modalidad interactiva y con dinámica de taller se realizan bajo el lema “Manejo reflexivo” y apuntan fundamentalmente a que los adolescentes analicen algunas cuestiones y modifiquen la forma de manejarse en la vía pública.
“Hoy -por ayer- estamos en el Colegio Normal, ya estuvimos en otros colegios de Pergamino e incluso de ciudades vecinas como Rojas y  mañana –por hoy- estaremos en Arrecifes”, señaló la doctora Coscia y anticipó que la intención es realizar este tipo de actividades en toda la región.
En este punto, resaltó que para la realización de los talleres la Región Sanitaria IV cuenta con la “Cooperativa de Seguros Rivadavia que nos facilita la presencia de un especialista, que es Juan José Niefeld, en la realización de estas charlas que son muy entretenidas, participativas, que tienen formato de taller y que nos parece que a los chicos les puede servir”.

Respuesta
Consultada respecto de la recepción por parte de los adolescentes, la doctora Clide Coscia refirió que en general es buena, aunque admitió que “al principio los chicos ponen un poco de resistencia y están a la defensiva  porque creen que van a tener una bajada de línea sobre reglas de tránsito y eso los aburre”.
“Pero cuando va transcurriendo la charla y se van haciendo los ejemplos participan, opinan que es lo que nosotros buscamos que los chicos se interesen y piensen antes de actuar porque eso nos hace tener una conducta preventiva”, agregó la profesional.

Una realidad que preocupa
La doctora Clide Coscia resaltó que a nivel de la Región Sanitaria IV preocupan los índices de accidentología vial y planteó que “eso es lo que nos hace generar acciones”.
“La imprudencia es una de las principales causales de accidentes de tránsito y ésta es una cuestión no sólo de los chicos sino de los grandes, nosotros trabajamos con los adolescentes porque entendemos que es donde podemos llegar a generar conciencia, pero revertir los indicadores que tenemos es un imperativo de todos”, exhortó y describió que “hay imprudencia, conceptos erróneos de tiempo, velocidad, apuro excesivo para cosas que realmente no tienen sentido y todos estos factores desencadenan accidentes, eso nos preocupa y pensamos que trabajando con los adolescentes, generando espacios de reflexión y de trabajo podemos reforzar el aspecto preventivo”.

Altos costos
En el mismo sentido, la profesional que trabaja en este tema bajo la órbita de la Región Sanitaria IV refirió que para el sistema de salud los accidentes importan mucho, a nivel humano por lo que generan no sólo las muertes sino por las lesiones graves”.
“Uno ve chicos muy jóvenes con secuelas graves, difíciles de revertir como consecuencia de los accidentes y esto cambia la vida del joven y de toda su familia, muchas veces por una situación absolutamente prevenible”, alertó.
En la misma línea sostuvo que “a nivel del sistema de salud los costos de una persona accidentada grave son altísimos” y consideró que desde el propio sistema sanitario debe trabajarse en la implementación de acciones orientadas a “aumentar las medidas preventivas, para que realmente el recurso en salud pueda ir hacia donde uno realmente lo necesita.
“Si uno aumenta las medidas preventivas va a haber más gente sana que es lo que uno quiere”, concluyó.

“Casi nunca hablamos entre nosotros de estos temas”
Florencia Cardoso y Bárbara Cafaratti son estudiantes del Colegio Normal que participaron de la charla. Evaluando positivamente la experiencia señalaron que “fue muy productiva, realmente las estadísticas que nos mostraron fueron muy impactantes y nos mostraron cosas que por ahí nosotros no vemos, como el apuro”.
“La charla nos ayudó a tomar conciencia sobre esto, y nos vimos reflejados en muchos de los ejemplos, casi nunca hablamos entre nosotras de estos temas, y deberíamos hacerlo”, resaltaron.
“Muchas veces no reparamos en si la persona que maneja tomó alcohol, nosotras no tenemos auto, pero tenemos amigos que sí, y nos pusimos a pensar que no nos preocupamos por esto, estaría bueno que tratáramos de mejorar”, agregaron, valorando el aporte del taller ofrecido.

Balance
La charla fue brindada por Juan José Niefeld, que se mostró conforme con la recepción por parte de los estudiantes y planteó que “la respuesta alienta a seguir atacando el flagelo de los accidentes que es un drama a nivel nacional, no es casual que estemos convocados por la Región Sanitaria IV, esto es producto del impacto que la accidentología vial tiene en los hospitales, con heridos y fallecidos que preocupan”.

Fuente: La Opinion de Pergamino