El jugador del partido del domingo en barrio Progreso fue Rodrigo Galante. El habilidoso delantero realmente volvió loco a todo Newbery. Este joven tiene su particular historia. Luego de jugar el Interligas 2010 para Newbery de Junín, emigró al fútbol francés, donde tuvo la oportunidad de mostrarse en el Arles-Avignon (club galo que acababa de ascender a la primera división francesa). De todos modos no pasó la prueba y debió volver. Y ahora lo disfruta el Aviador juninense.