Tras el partido en Salto, Guillermo Rosset le aseguró a Tiempo Deportivo que “fue mi último partido como entrenador. Me hubiese querido retirar ganando, clasificando, pero no fue posible”. El DT dijo que la decisión está tomada y que “no hay vuelta atrás”. Sobre el partido en sí Rosset comentó que “hicimos todo lo posible, pero Defensores es un buen equipo, que cuando tiene la ventaja la sabe manejar. Igual me voy contento porque quedamos eliminados con la frente alta, sin pegar ni una sola patada”. Rosset terminó diciendo que “trabajamos en la semana para hacer otro partido, no el que hicimos hoy (por ayer). Queríamos tener más la pelota, y llegar con peligro, pero no pudimos”.