Este martes se decidió ajustar por inflación el valor de las tarifas referenciales de fletes de granos.

Luego de un debate entre transportistas y representantes de dadores de carga, el cual fue coordinado por el director de Transporte de Cargas de Buenos Aires, Miguel Bettili, finalmente se procedió a ajustar el valor de la tarifa de referencia por kilómetro para los servicios de transporte de jurisdicción provincial que movilizan granos y productos agroindustriales.

Con el nuevo esquema, para fletes de 400 kilómetros la nueva tarifa de referencia pasa a ser de 39.042 $/tonelada (45 u$s/tonelada con el tipo de cambio vendedor BNA actual).

En la anterior actualización de las tarifas referenciales de fletes bonaerenses, realizada el pasado 20 de diciembre, el valor orientativo para una distancia de 400 kilómetros era de 32 u$s/tonelada con el tipo de cambio vendedor BNA vigentes por entonces.

Uno de las consecuencias del plan de estabilización macroeconómico, diseñado con la meta de unificar el tipo de cambio –como sucede en cualquier país normal–, es precisamente el reconocimiento de los costos reales de los bienes y servicios empleados por el sector agropecuario.

No se trata, en definitiva, que el precio del flete haya “subido” en dólares, sino de sincerar el valor de ese servicio clave al ir eliminando las intervenciones cambiarias creadas para distorsionar los precios relativos.

La cuestión es que si ese sinceramiento de precios se presenta en simultáneo con impuestos a la importación (como es el caso del PAIS con una alícuota del 17,5%) y derechos de exportación, entonces la competitividad de agro se licúa de manera desproporcionada para generar un eventual perjuicio a las empresas del sector.

Es decir: un proceso de “sinceramiento” de las variables económicas debe instrumentarse de manera integral para que sea sostenible, porque si se aplica discrecionalmente entonces estamos en presencia de una nueva distorsión de precios relativos.

Además de Bettili, a la reunión de este martes asistieron los representantes del sector transportista de la Federación de Transportistas Argentinos (Fetra), la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) y la Federación Argentina de Entidades de Transporte y Logística (Faetyl), entre otras.

En representación del sector de dadores de cargas participaron referentes de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro), la Federación de Acopiadores y la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

Las negociaciones relativas al ajuste de tarifas de fletes de granos a nivel nacional se realizarán en los próximos días.

Vale recordar que el transporte automotor de cargas es una actividad desregulada, basada en la libertad de contratación, que limita la actividad del Estado en cuanto a su intervención en la relación contractual entre los dadores de cargas y el transportista; por lo tanto, las tarifas acordadas son de referencia y tiene carácter orientativo entre las partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *