La Bolsa de Cereales indica que pese a la escasez de humedad ya se ha implantado el 19,5% del área nacional. La siembra está adelantada en 10,8 puntos porcentuales respecto del año pasado. Buena parte del crecimiento del área nacional (7,5% interanual) está justificado por Chaco. Aunque con bajas, el valor es 25% superior al de un año atrás.
Según la Bolsa de Cereales se implantarán, de acuerdo a la intención de siembra del productor, 1,86 millones de hectáreas; vale decir 130.000 más que el año anterior (7,5% de suba), de las cuales 80.000 adicionales provendrán de la región chaqueña, 22.000 del Sudeste de Buenos Aires y 15.000 del Sudoeste de Buenos Aires – Sur de La Pampa. Los otros incrementos regionales no son significativos.
En su informe del jueves 8 de septiembre, la Bolsa indica que ya están implantadas 362.800 hectáreas, vale decir un 19,5% de la intención. Se destaca que, desde hace por lo menos tres semanas, hay deficiencia hídrica y que por ende los plantíos deben desarrollar sus raíces para explorar el suelo en busca de humedad edáfica.
En Chaco se ha cubierto el 85% de la superficie, en el Este de Santiago del Estero un 80% y en Formosa un 20%. En los dos últimos casos, la superficie no es relevante, probablemente a raíz del problema de la paloma.
En el Centro-Norte de Santa Fe se ha implantado el 78% del área proyectada, pese a la ausencia de precipitaciones. Según la Bolsa, en las cuatro regiones mencionadas en último término, estaríamos próximos al cierre de la ventana de siembra. Pese a ello, en la comparación interanual y probablemente bajo la influencia del aumento de la superficie en Chaco (42%) nos encontramos 10,8 puntos porcentuales adelantados, a nivel nacional, con respecto a la campaña anterior.
Cabe recordar que, en la campaña 2010-11, todas las zonas girasoleras, con la única excepción del Sudoeste de Buenos Aires y Sur de La Pampa, tuvieron rendimientos superiores a los históricos, lo cual, sumado a los excelentes precios del mercado internacional, permitió una recuperación pronunciada del negocio girasol, que continuaría en la presente campaña, pese a los problemas hídricos que afectan a todos los cultivos en prácticamente todas las regiones del país.