La Mesa de Enlace volvió a pedirle a Kicillof que prorrogue el vencimiento de la primera cuota de este impuesto.

El Gobierno de Buenos Aires enfrenta por estas horas un principio de revuelta agropecuaria, a raíz de aumentos en el Impuesto Inmobiliario Rural que, según denuncian desde la dirigencia del campo, están por encima de lo que se había acordado en la Ley Fiscal 2024.

La Mesa de Enlace bonaerense le había pedido hace algunos días a la administración de Axel Kicillof que prorrogue el vencimiento de la primera cuota de este tributo, y ahora emitió un nuevo comunicado en el que reiteró este reclamo “dada la enorme cantidad de inconsistencias encontradas en las boletas emitidas por ARBA”.

Esto ocurrió en sintonía además con el llamado de las Sociedades Rurales del norte de Buenos Aires a una asamblea que se realizará este lunes en Salto, y en dónde podrían definirse protestas si la Provincia no dispone una revisión de los cedulones.

POLÉMICA CON EL INMOBILIARIO RURAL

Según la Mesa de Enlace, las irregularidades detectadas “en muchos casos traspasan los topes aprobados en la Ley fiscal 2024 para las distintas escalas de establecimientos rurales”.

“Desde la Mesa de Enlace bonaerense manifestamos que, de no corregirse dichas inconsistencias en las boletas del Impuesto Inmobiliario Rural, se declarará en estado de alerta, ante la imposibilidad de afrontar por parte de los productores tales incrementos”, advirtieron Carbap, la Sociedad Rural, Coninagro y Federación Agraria.

Y cerraron: “La capacidad contributiva de los productores está agotada, y cualquier aumento excesivo promoverá el accionar frente a lo que se considera un verdadero atropelllo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *