La situación con relación tanto al estado de los cultivos como en lo que respecta a la posibilidad de iniciar la siembra sigue siendo muy complicada. Son muy pocos los lotes en los que se ha podido iniciar la siembra de soja y una gran cantidad de campos sobre los que se ha sembrado maíz muestran encharcamientos y en algunos casos se encuentran con amplios sectores inundados, aún después varios días sin precipitaciones.
En lo concerniente a los cultivos de invierno, los campos en los que se sembró arveja o garbanzo ya registran pérdidas considerables y hay un porcentaje elevado de trigo atacado por fusariosis.
El invierno pasado muchos productores optaron por sembrar canola -colza- en detrimento del trigo y en esos lotes el panorama tampoco se muestra favorable ya que hay varias hectáreas en las que el cultivo se encuentra “revolcado”.

Federación Agraria
Por su parte desde la sede local de la Federación Agraria Argentina comentaron que “el productor del Partido de Pergamino está ante una situación difícil, hay muchos lotes inundados y en algunas casas de la zona rural se han desbordado tanto las napas como los pozos ciegos, no hay forma de que el agua escurra, los terrenos con poca o nula pendiente están con encharcamiento severo o directamente bajo el agua. Aunque no llueve desde el lunes pasado es ínfima la superficie que ha mejorado sus condiciones, en el resto es imposible entrar, no hablemos ya de trabajar” dijeron.
Además desde FAA analizaron que “venimos de dos etapas que castigaron la producción, primero la sequía y ahora las inundaciones, si le sumamos a esto la carga impositiva y el aumento en los insumos podemos manifestar que nos encontramos ante una situación muy crítica”.
Por último, consideraron que “se necesitan tres semanas sin lluvia para poder implantar la soja y evitar las pérdidas, la tierra no necesita más agua, está todo saturado” dijeron y agregaron que “lo peor de todo es que, si estudiamos los pronósticos, es muy difícil que eso ocurra”.