Si los precios para la cosecha nueva 2011-2012 bajaran a 279 dólares la tonelada, los ingresos de divisas y retenciones se verían reducidos en 40 por ciento, estimó un informe distribuido hoy por el Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA).
La estimación se hizo al tomar una exportación similar a la última campaña 2011-2012, de 76,4 millones de toneladas, explicó Alicia Urricariet, de la SRA, a Noticias Argentinas.
En tanto, la especialista recordó que de la cosecha vieja (2010-2011) aún quedan lotes para embarcar.
“Si al mismo volumen exportable se le aplican los precios FOB cotizados para la nueva cosecha, de 398 dólares promedio por tonelada, el valor de las exportaciones de 35.000 millones de dólares caería a 30.000 millones de dólares por ciclo agrícola”, indicó a NA.
Las retenciones, que son de 10.400 millones de dólares, bajarían a 8.900 millones de dólares, un 13,8 por ciento.
Para la cosecha 2010-2011 con un volumen exportable estimado de 76 millones, el valor de las retenciones suman 10.350 millones de dólares.
“Si los precios FOB bajaran un 10% respecto a los actualmente cotizados para la nueva cosecha 2011-2012, la caída de ingresos por exportaciones estaría en el 22 por ciento por debajo respecto del 2010-2011, con igual volumen exportable de 76 millones de toneladas”, indicó a NA.
Con una hipotética baja de precios FOB promedio a 319 dólares la tonelada, tanto el ingreso de divisas como las retenciones se verían reducidos en un 31% y “peor aún con una baja a 279 dólares la tonelada, ambos parámetros caerían casi un 40 por ciento con respecto a la campaña 2010-2011”, resaltó.