Con motivo de confeccionar un registro, dentro del partido de Rojas, de los pozos de agua para riego que utilizan en el ámbito agropecuario algunos productores y empresas arrendatarias de campo, con el fin de mejorar la rentabilidad en sus cosechas, es que la dirección de Medio Ambiente del Gobierno de Rojas ha pedido un informe a la provincia de Buenos Aires, a través de su ente regulador, la Autoridad del Agua (A.D.A), para que se expida con referencia a la cantidad de pozos para riego habilitados para su funcionamiento.
Como también así datos sobre pozos que, ya utilizados y en desuso, han cumplido con el sellado técnico correspondiente, para no constituirse en fuentes de entrada y contaminación de las napas de agua explotadas oportunamente.
A nadie escapa, y menos a este Gobierno, que el agua constituye un recurso no renovable y, como tal, el uso debe ser controlado eficientemente por el Estado, responsable primigenio de su preservación. Y es el Gobierno de la Provincia, a través de su organismo de control técnico y legal, denominada “A.D.A.” (Autoridad del Agua), quien debe dar respuesta y soluciones a esta problemática, ya que éste no delega poder a las Municipalidades.
El área de Medio Ambiente no pretende entorpecer la producción, el crecimiento y desarrollo de cultivos y pasturas de la zona, sino que apunta a obtener información sobre las referidas actividades para lograr el impulso de los controles pertinentes y la observancia estricta de la legislación vigente en materia de explotación de recursos hídricos subterráneos; ya que estas aguas son la única fuente de agua potable disponible y que manejadas de manera intensiva, sin normas técnicas aplicadas o reguladas, pueden generar un deterioro en la calidad del suelo por arrastre de sedimentos hacia la superficie, y perjuicio económico de los productores de ese entorno por la sobre-explotación y baja de las napas.
En la Argentina, la responsabilidad por el manejo de los residuos sólidos urbanos recae, en general, en los gobiernos municipales. Esta tarea suele reducirse a la realización de la recolección domiciliaria e higiene urbana – barrido de calles y limpieza de otros sectores públicos- y a la disposición final de los residuos efectuada, en muchos casos, en basurales a cielo abierto con escasos controles ambientales y técnicos, y los consiguientes riesgos derivados para la salud y el ambiente. A esto se le suma el escaso presupuesto que poseen los municipios para la eliminación de los mismos.
En estos basurales se producen potenciales contaminaciones sobre el suelo, en las aguas subterráneas y superficiales circundantes, y en el aire, a causa de humos nocivos que provienen de la quema incontrolada de basura, o por gases generados por la propia descomposición de los residuos. Asimismo, promueven la proliferación de vectores- potenciales transmisores de enfermedades- el deterioro del paisaje y formas de vida no sostenible para quienes habitan en sus inmediaciones o manipulan los residuos allí depositados.
La necesidad de emprender un cambio drástico en las prácticas actuales del manejo de residuos se encuentra también fundamentada en el incremento de la generación de Residuos Sólidos Urbanos. En el país, cada habitante produce entre 0,91 y 0,95 kg de RSU por día, alcanzando un total aproximado de 12.325.000 t/año. Rojas no escapa a estos números, es por ello que se sumó a los programas ambientales “Generación 3R”, “Plan BIO” y “Tu Manzana Recicla” que lleva adelante el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible.
Nuestra intención es la de contar, en nuestro distrito, con una estrategia de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos que contemple atender prioritariamente los requerimientos del distrito en esta materia.
Esta gestión cuenta con capacitación, separación de residuos en origen, planta de separación y reciclado, mecanismos adecuados de disposición final e impulsar el uso de nuevas tecnologías que hoy permite convertir el residuo en un recurso energético, valorizándolo.
La Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos proporciona una visión a futuro. El potencial de beneficios ambientales, sociales y económicos derivados de su implementación es amplio y sustancial. Los mismos pueden resumirse en lo siguiente:
Erradicar los problemas de salud vinculados a una mala gestión de los residuos sólidos urbanos.
Mejorar la calidad de vida de los trabajadores informales y sus grupos familiares en particular, y de la población en general.
Reducir la cantidad de residuos destinados a disposición final.
Disminuir la emisión de gases de efecto invernadero.
Atraer inversiones y generar oportunidades económicas y de empleo.
Asegurar un marco económico, legal e institucional sólido a largo plazo para la gestión de los residuos sólidos urbanos.
Movilizar la contribución de las Organizaciones No Gubernamentales, asociaciones profesionales, instituciones académicas, centros de investigación, y la participación ciudadana (fundamental) para la preservación del ambiente.
La dirección de Ambiente del Gobierno de Rojas se encuentra trabajando activamente en la organización y ejecución de la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos junto al Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible porque considera que se debe asumir, de una vez y por todas, la responsabilidad y se deben difundir los beneficios de una gestión sustentable y saludable.
Con respecto a la necesidad de dar un marco legal al uso indiscriminado de los agroquímicos en el Partido de Rojas, se trabajó en un proyecto de ordenanza para la regulación del uso de estos productos que ya se encuentra en el Ejecutivo para su análisis y posterior presentación al HCD.
Cabe destacar que la provincia de Buenos Aires, y fundamentalmente La Pampa Húmeda, lugar al que pertenecemos, es el principal consumidor y aplicador de agroquímicos del país, ya que su empleo reporta un notable incremento en los niveles de rentabilidad como consecuencia de la sanidad agropecuaria. Es por eso que esta dirección considera que es necesario buscar un equilibrio entre su uso eficiente y la preservación, conservación del medio ambiente y la salud de la población.
No se pretende entorpecer la producción agropecuaria, como ya mencionamos, sino que consideramos que debe existir una “zona de resguardo ambiental” conformada por la propia planta urbana de la ciudad de Rojas, las localidades de Carabelas, Rafael Obligado y demás núcleos poblacionales del Partido, entendiéndose por tales aquellos lugares donde habitan personas en forma permanente o transitoria.
En este proyecto de ordenanza se contemplan distintas problemáticas con respecto a este tema, tales como: el transporte de carga, los locales y depósitos de venta, los equipos fumigadores (tanto aéreos como terrestres), la carga y lavado de equipos, la disposición final de los envases y residuos especiales, etc. Además se contemplan un registro para aplicadores y otro para apicultores.
Entendemos que debería ser un derecho propio de cada municipio el control de sus recursos naturales, por ese derecho que surge de la Carta Magna, dando autonomía y poder descentralizado.
Desde el área de Ambiente, seguiremos bregando por tener nuestra propia legislación, para poder resolver nuestras problemáticas de pueblo y preservar nuestras costumbres y raíces, para un ecosistema y medio ambiente controlado que por sobre todas las cosas priorice la salud y bienestar del hombre y las bioespecies.