El equipo de barrio Nehuenche sufrió un duro cachetazo en su cancha y quedó muy complicado de cara al futuro – Jugó mal, nunca le encontró la vuelta el jeroglífico del viento y, de males, Moreno fue un equipo práctico y muy certero – Robelli, Emiliano Traverso, Notti y Romero marcaron para la visita
El fútbol tiene cuestiones impredecibles, y un equipo cambia domingo tras domingo. Juventud, que había hecho un gran partido –a pesar de perder-, ante el muy bien Defensores, que se había quedado injustamente sin nada en el epílogo del juego, ayer fue una sombra de aquel plantel solidario, compacto y prometedor, y fue vapuleado por Mariano Moreno que, ni por casualidad, está cuatro goles arriba de los dirigidos por “Caño” Martínez, pero que en la horrible tarde del Vagón sin ruedas fue práctico, efectivo y por sobre todas las cosas, inteligente para aprovecharse de la desesperación del local.
EL VIENTO Y LOS GOLES DE MORENO
Sin Favale (suspendido), Juventud se paró con el formato que tiene acostumbrado su entrenador. Moreno, por su parte, un clásico 4-4-2, con líneas que trabajaban bien juntas, y dejaban pocos huecos. El viento, sin dudas, fue un factor preponderante. Porque molestó, porque no dejó ver un juego prolijo, porque en el primer tiempo favoreció a la visita, que se acomodó mejor a las ráfagas que cruzaban el escenario.
En los primeros instantes la pelota estuvo más en los pies de Juventud, que buscó al incansable Grandoli, que tuvo un buen tramo de Alonso, y de Marcos Ubino. Pero nada para alarmar a Sebastián Caroscio.
Mariano Moreno avisó a los 15m con una media vuelta de Martínez que pegó en el palo, y tres minutos después Robelli madrugó a todos entrando por derecha para clavar el 1 a 0. Fue una estocada de muerte para el albirrojo. ¿Por qué?. Porque jamás tuvo reacción. Dormidos, los defensores, se dejaron anticipar por Emiliano Traverso que, tras un córner, puso el 2 a 0. Premio para un equipo que no era el Barcelona de Messi, pero que leía mejor el desarrollo, para pegar justo y vulnerar al tibio Juventud.
SIN REACCION, ES GOLEADO
En el inicio del complemento Juventud se quiso apoyar sobre su “enemigo” de la tarde (el viento) para meterle presión a Moreno. Encontró algunos momentos interesantes, pero siempre sus intenciones se esfumaban en una mala decisión individual, entonces la seguridad del arquero rival, o el buen trabajo defensivo, dejaban demasiado expuestos a los hombres de punta de Juventud, que cayeron siempre en la trampa.
A los 20 minutos Silva salvó a su equipo (remate mano a mano de Notti), y un minuto después Marcos Ubino exigió una buena reacción de Caroscio, en la llegada más importante del local en el partido. Demasiado poco. Y entonces a los 30 minutos Diego Notti aprovechó un desconcierto de la defensa albirroja para poner el 3 a 0. Era historia juzgada, no había tiempo ni fuerzas para una reacción milagrosa. Romero puso el cuarto para la enorme felicidad del voluntarioso, aguerrido y solidario Moreno que, no tengo dudas, no es candidato al título ni mucho menos, pero que ayer dio una efectiva muestra de practicidad. Esa que Juventud la vio pasar de largo. Esa que Juventud viene penando. Ahora, el terreno, se le puso demasiado sinuoso a los muchachos del Vagón sin ruedas.