En un partido con escasos ingredientes del alambrado para afuera, los de Verón cayeron como local y complicaron su situación de cara a lo que se viene en el 7 ligas. Ramiro Taborda marcó el único tanto cuando se jugaba tiempo de descuento.
El Xeneize venía de lograr 4 puntos sobre 6 (todos en condición de visitante) y este partido iba a marcar un antes y después pensando en la continuidad del certamen. Sin embargo, los rojenses no pudieron hacer pesar la localía frente a River de Chacabuco y con la derrota, quedaron mal parados pensando en lo que se viene.
Durante los primeros 45 minutos, el dueño de casa fue quien propuso juego y generó las situaciones más netas de gol. A los 11 minutos, Adrián Ravichoni cabeceó apenas por encima del horizontal tras habilitación de Pedro Tisera. A los 14 fue el Peli quien tuvo su oportunidad pero el cabezazo del 9 pasó pegado al travesaño y a los 19 fue Cristian Rodríguez quien desperdició su oportunidad de abrir el marcador. Del otro lado, apenas un par de intervenciones de Leandro Rossetti que no preocuparon la valla del Airet. Por momentos el nivel de juego decayó, pero el local se las ingenió para crear peligro en su favor. En el minuto 32, Viscubi atoró una arremetida de Rodríguez. Un minuto después y tras una nueva salvada del 1 visitante, el Polaco la tiró por arriba con el arco vacío pero sin demasiada puntería. De acuerdo a lo sucedido durante la primera mitad, hubiese sido justo que el Xeneize  se vaya al descanso con la ventaja a su favor, pero este deporte no conoce de merecimientos y lo más duro iba a llegar en el segundo tiempo.
Pese a que Boca buscó sorprender desde media cancha apenas comenzado el complemento, a los 3 minutos Mariano Di Toro hizo exigir a Airet. De a poco el visitante comenzó a inclinar la cancha a su favor. Más aún cuando a los 12 minutos, Pablo Ale se fue expulsado por doble amonestación. En los minutos siguientes, Rossetti probó pero estuvo cerca de convertir y Diego Martínez casi hace su gol tras un desacople defensivo. Los minutos se fueron consumiendo y Boca necesitaba la victoria para seguir de cerca la clasificación, aunque en el tramo final del partido la visita se agrandó. A los 34 se lo perdió Luis Nanni solo por izquierda y dos minutos después los dirigidos por Cicerchia aprovecharon que se le escapó la pelota a Airet, pero el tanto fue anulado por una supuesta falta. En el minuto 38, Boca pudo generar algo de riesgo pero tras la jugada colectiva, Gonzalo Carrizo la tiró por encima del horizontal. En el minuto 42, Airet fue a buscar el gol heroico (el empate también lo dejaba complicado) y de ahí salió un contragolpe que parecía terminar en gol. Sin embargo, Miguel Blanco se apresuró y la tiró afuera cuando el 1 xeneize estaba lejos de tapar esa pelota. Con el tiempo cumplido, otra vez Nanni se lo perdió solo después de un interesante movimiento del área. Parecía que el 0-0 se adueñaba del marcador, pero sobre el final iba a llegar la mala para los locales. A los 48 y en una rápida salida de pelota parada, Ramiro Taborda enfrentó a Airet y definió por encima de su cuerpo para asegurarse los 3 puntos.
Dura derrota de Boca, no por el resultado sino por lo que hay en juego, que deberá esperar qué pasa con los otros partidos. Aunque las matemáticas le dan todavía una posibilidad, la realidad del conjunto xeneize es oscura.