El Huracán fue sorprendido ayer, ya que tras estar arriba en el marcador (penal marcado por Gaitán), Fasán y Tintorelli dieron vuelta el marcador y le dieron la victoria a 9 de Julio, que igualmente quedó eliminado – Si bien la caída dejó alguna cara triste, el Globo es el único equipo rojense en cuartos de final – Y eso, de por sí, es un orgullo para todo barrio Belgrano
Cuando Pablo Gaitán acertó el penal al minuto del segundo tiempo y 9 de Julio de Chacabuco era apenas un sparring para el Globo, todos pensaron que se venía una goleada, que el poderío del equipo de Omar Fachile iba a dejar por el suelo la mínima chance a la que se aferraba el elenco dirigido por Gustavo Correa, que en el primer tiempo ni cerca del área de Camarasa anduvo. Pero los de Chacabuco llegaron dos veces, acertaron y se fueron abrazados a una victoria que les sirvió de poco, pero que le significó cortarle un largo invicto a El Huracán –curiosamente el mismo que los rojenses le habían roto al propio 9 de Julio cuando le ganaron en Chacabuco tras más de un año y medio sin perder en esa cancha-. Pero para el Globo es una derrota que no duele (frase súper trillada pero que sirva para matizar la situación). Ahora será el tiempo de Barracas, casi con seguridad, salvo que mañana El Fortín destroce los pronósticos y le gane a Sarmiento en Junín.
TODO DEL GLOBO
En el primer tiempo a El Huracán sólo le faltó el gol. Porque jugó bien, tuvo el mayor tiempo la pelota y se defendió con criterio. A los 6 tuvo la primera aproximación, cuando Luciano Tissera con un zurdazo casi grita el primero, o a los 16m, cuando Gaitán tras lucida acción individual habilitó a Tissera, que reventó la pelota ante un defensor, cuando Petruccelli estaba vencido. 9 de Julio se limitaba a aguantar el cero, a defenderse como podía (daba muchas ventajas) y en ofensiva era casi nulo su aporte, salvo alguna corrida de Naya o Manganello (jugó un interesante partido).
A los 25m se lo perdió Alex Barry, a los 35m otra genialidad de Gaitán casi termina en gol de no ser por el buen achique del arquero y cerca del final Gaby Torres, que volvió a la titularidad de gran manera, casi la cuelga de un ángulo. Ese golpe de horno le faltó al Globito para ponerse en ventaja, dentro de un trámite netamente favorable.
Para soslayar, la vuelta de Taraborelli, y también la de Barreiro y Fiorabanti, piezas importantes teniendo en cuenta que Martini y Verón están lesionados.
PEGA EL GLOBO, PERO LO DA VUELTA EL “9”
Al minuto de juego Hetem ganó el corredor del ocho y cuando ingresó al área Cieri lo derribó. Claro penal que se encargó de facturar Pablo Gaitán para poner el 1 a 0. Parecía que el desconcierto reinaba en Nueve de Julio, que carecía de variantes para llegar –como en toda la tarde-, pero Correa acertó, y a los 5 minutos de estar en la cancha Fasán enfrentó a Camarasa y definió con clase: 1 a 1. Esto motivó a la visita, que un rato después volvió a castigar, esta vez con Augusto Tintorelli, que puso el partido 2 a 1 ante la sorpresa general de todo el “Elvio Cruz Fachile”. Nueve de Julio efectivizaba sus dos llegadas a fondo y El Huracán se lamentaba todas las que se había perdido, sobre todo en el primer tiempo. Sin orden, pero con ganas, los de Fachile fueron en busca de la igualdad, pero no lo lograron. Fue derrota, aunque la misma trae un manto de orgullo. Contradicciones. Pero en definitiva es la sensación que existe en el ambiente futbolístico local. Que tiene al ayer perdedor como único representante en cuartos de final. Otro motivo para inflar el pecho.