El equipo de “Caño” Martínez consiguió la clasificación en Arribeños tras vencer al Globo por 2 a 1, en partidazo del Vagón sin Ruedas la figura fue Eduardo Grandoli que convirtió los dos goles
Juventud tenía un solo resultado en la cabeza para ir a enfrentar al conjunto de Huracán, ganar o ganar. Para esto Caño Martínez planteó un equipo bien armado con una línea de tres mentirosa en la cual los marcadores de punta que fueron Oscar Álvarez y Marcelo Caro hacían las veces de carrileros. En la mitad se encontró Daniel Barredo y Rodolfo Ruiz y más arriba los media puntas fueron Marcos Ubino y Gustavo Grandoli dejando libre al hombre de la tarde, Toti Grandoli.
En el primer tiempo fue todo de Juventud, el equipo de barrio Nehuenche tuvo la primera peligrosa a los 7 minutos. Grandoli se perfiló por derecha, miró el arco y sacó un remate muy potente que se estrelló en el travesaño, en el rebote le quedó a Barloqui que mandó el centro al área que por muy poco no pudo conectar Ubino. También se lo perdió Juan Pablo Zarkovich cuando le anularon un gol en posición adelantada. El Vagón jugaba y lo hacía muy bien y el mejor era Grandoli. El delantero pergaminense estaba imparable, rápido, aguantaba bien la pelota y de a poco ponía nerviosa a la defensa local. Iban 14 minutos cuando se abrió el marcador. Barloqui mandó un centro desde la izquierda y entre el arquero Maximiliano Rodríguez y el defensor Federico Burgos se molestaron dejándole un hueco a Toti Grandoli que no dudo y mandó la pelota al fondo de la red.
Juventud siguió llegando y merecía más, era amplio dominador del partido y no concretaba las chances. Marcos Ubino se lo perdió con un cabezazo que se fue por arriba. En el mejor momento de la Juve llegó el empate para el conjunto local que había hecho muy poco, mejor dicho nada. Kevin Cardoso remató y el balón dio en el travesaño pero el rebote fue conectado por Mariano Salazar que decretó de cabeza el 1 a 1. Pero Juventud no se durmió y respondió 4 minutos más tarde. Daniel Barredo habilitó de manera excelente a Grandoli y el goleador, en la tarde soñada, paró la pelota con el pecho y sacó el derechazo inalcanzable para el arquero Rodríguez.
En el segundo tiempo el equipo local inclinó un poco la cancha, lo que empezó a crecer la figura de Segundo Silva. El arquero de Juventud estuvo con mucha solidez y seguridad debajo de los tres palos y su equipo se lo agradeció. Silva se lució tras un remate de Burgos y luego tuvo algunas intervenciones que mostraron el buen momento del 1.
El complemento transcurría con un Vagón que seguía teniendo muchas posibilidades de gol, pero las desaprovechaba. Grandoli conseguía en el minuto 17 hacer expulsar a Cardoso tras una buena maniobra individual y el equipo de Martínez desperdiciaba oportunidades. Marcos Ubino tuvo dos jugadas bárbaras para cerrar el resultado, pero en las dos fallo y sus disparos se fueron rozando los palos.
El encuentro llegaba a su final y Juventud sufría tras los minutos adicionados por el árbitro Aldo Calogero.
Finalmente Juventud terminó el partido con un Segundo Silva enorme y con un equipo que peleó en todos los sectores del campo de juego. La Juve precisaba el triunfo y lo logró. Ahora piensa en otra cosa y ya está clasificado. La mayoría de los jugadores de los de barrio Nehuenche tuvieron un buen partido, la figura fue Eduardo Grandoli, con dos golazos, hizo expulsar a un jugador y se comió la cancha, vale destacar la actuación de Silva, atajando todo lo que llegó a su arco y un escalón más abajo con un nivel excelente se encontraron Barredo, Zarkovich, Barloqui y Savi.